Otto padeció NISTAGMUS y también lo superó

El nistagmus constituye un movimiento oscilatorio, rítmico, involuntario y repetitivo, habitualmente bilateral, que ocasiona una disminución importante de la visión, ya que impide fijar la mirada en el objeto que se desea ver.

 

Características generales:

 


El movimiento de los ojos puede ser horizontal (derecha-izquierda), vertical (arriba-abajo) o rotatorio. El movimiento puede ser muy amplio o muy pequeño, incluso difícil de detectar. La velocidad del movimiento también puede ser variable. Cuánto más amplio y más rápido sea el movimiento, mayor déficit visual producirá. Existe un tipo de nistagmus, llamado latente, que aparece sólo cuando se tapa uno de los ojos, observándose el movimiento en el que queda destapado. Puede existir una posición de la mirada en la que el nistagmus sea menor o incluso que no exista en absoluto. Entonces los niños toman una posición determinada de la cabeza para mantener los ojos en esa posición y ver mejor. En esos casos, a menudo se desarrolla una tortícolis ocular.


En un 15% de los niños con Síndrome de Down se encuentra algún tipo de nistagmus, y Otto fue uno de ellos. Padeció nistagmus únicamente en el ojo derecho y no tan grave. Inicialmente pensábamos en casa que se trataba de un movimiento caprichoso de su cabeza repetidamente hacia la derecha y la izquierda (horizontalmente), pero después de llevarlo al oftalmólogo y hacerle un exhaustivo examen visual, se dedujo que el movimiento de su cabeza era compensatorio del nistagmus de su ojo derecho, sobre todo cuando trataba de fijar y concentrar la mirada en un objeto. El especialista nos indicó que iba a ir mejorando con el transcurrir de los meses, que no requería de tratamiento especial y así sucedió exactamente. A partir de los 8 meses fue desapareciendo el nistagmus sin dejar ningún tipo de complicación. Esta fue otra prueba superada.

En la mayoría de los casos, el nistagmus desaparece en los primeros años de vida, y generalmente no se utiliza ningún tipo de tratamiento médico ni quirúrgico, sin embargo deben tratarse otras anomalías asociadas, como los defectos ópticos que con mucha frecuencia van asociados al nistagmus. En los casos en que el niño es mayor y presenta una tortícolis importante para bloquear el nistagmus, se puede realizar una intervención quirúrgica para conseguir que esa posición de bloqueo sea en la mirada de frente y que por tanto, no tenga que adoptar la posición de tortícolis.

Fuente: Su Hijo con Síndrome de Down de la A a la Z. Fundación Catalana de Síndrome Down

Contactos

Puede comunicarse con nosotros por esta via

  • Tel: 58 414 084-1284
  • Email: info@elmundodeotto.com
  • Web: elmundodeotto.com