Fabiola Contreras - Prima de Otto - 16 años

Lo cierto es, que no hay palabras en el mundo para describir lo que ha significado para mí tener a una persona tan increíblemente especial en mi vida.

 

Si, Otto definitivamente es especial, es diferente a todos nosotros. Pero yo creo que es diferente porque tiene miles de capacidades que los seres humanos comunes tantas veces carecemos. Es especial porque tiene el increíble don de nunca tomar nada por sentado. 
Así es como yo veo a mi primo, Otto. Cuando juego con él no veo a alguien que me haga sentir algún tipo de lástima, al contrario, me hace sentir amor. A veces quiero gritarle todo lo que le agradezco que exista y que sea parte de mi vida.
Otto llegó a nuestra familia lleno de una especie de magia, magia que ninguno definitivamente esperaba, o siquiera conocía. Un tipo magia que nos ha unido sin él siquiera darse cuenta, que te hace ver la vida de una forma completamente distinta, y querer vivirla mucho más como él cada día. Podrá sonar cliché pero definitivamente puedo decir que Otto con esa magia nos cambió a todos.

 

Es un ángel que Dios nos mandó, que nos está enseñando a ser mejores personas, más amorosas, más nobles, más humildes, menos flojas y más motivadas, más fuertes, menos rencorosas, a comprender que la vida no siempre es como uno espera, que tiene miles de obstáculos pero todo es diferente cuando la afrontamos con una sonrisa. Recuerdo ese extraño miedo que tuve cuando llegó al mundo y es absurdo sabiendo que ahora él sea precisamente mi fortaleza del día a día. Otto es eso, es amor y fortaleza. Porque a pesar de los obstáculos, afronta la vida de una forma distinta, con pasión, sin arrepentimientos, sin dudas, en fin… sin miedo. ¿Cuántos de nosotros podemos decir lo mismo? ¿Cuántos de nosotros podemos decir que cuando nos tropezamos o sentimos que la vida es injusta seguimos sonriendo porque se nos hace fácil recordar todas aquellas razones que tenemos para sentirnos afortunados? Otto con su inocencia y su dulzura, sin duda siempre será una de las mías.

He tenido la dicha de llamar familia a alguien tan único y hermoso, verlo crecer, cuanto ha cambiado y aprendido en sus pequeños dos años de vida, cada nuevo paso que da, a su hermoso ritmo que le da la oportunidad de observar y abrazar cada detalle de la vida me sigue llenando inmensamente.
Llenando de amor, de valiosas lecciones, y de felicidad.
Yo no cambiaría a mi Otto y a sus abrazos por nada del mundo.

 

Contactos

Puede comunicarse con nosotros por esta via

  • Tel: 58 414 084-1284
  • Email: info@elmundodeotto.com
  • Web: elmundodeotto.com