Pedro Ignacio Arreaza Garroni – Hermano de Otto, 13 años

Hola soy Pedro Arreaza el hermano mayor de Otto, en este texto les voy a hablar un poco de mi vida con Otto y su llegada no sólo a mi vida sino a las de toda mi familia, amigos y personas queridas.

Su llegada para mí fue dura ya que yo pensaba que el síndrome de Down  era una enfermedad que podía acabar con la vida de Otto. Lloré y lloré durante 2 días hasta que se me informó que tener Down no es más que una discapacidad, en ese momento abracé a mi hermano con todo el cariño que le podía dar y le dije a mi papá que a mí no importaba que Otto tuviese ningún retraso en su formación  como persona, ni que tuviese algunos rasgos diferentes a los demás, a mí solo me importa su salud y bienestar. Esa noche en mi computadora, busqué más información acerca del Síndrome de Down, y lo que encontré fueron imágenes de gente dándole la cola a personas con SD en las líneas para pagar algo, o sonrisas y más sonrisas alrededor de ellos. Yo no pienso así, yo opino que si quieren que estas personas vayan a la universidad, tengan un trabajo y sean alguien importante deben darle el mismo trato que a las demás personas, así como tampoco deben ponerles techos ni límites, es decir,  no deben restringirlos porque ellos son unas personas muy curiosas que van a querer experimentar todo en la vida y después de que ¨escaneen¨  el lugar van a querer averiguar todo sobre él.

Mi vida con Otto a penas está comenzando ya que antes cuando era más bebe lo que me daba era miedo cargarlo, ahora que ya camina, entiende, juega y está aprendiendo a hablar, lo disfruto más como hermano y ya vendrá la hora en la que tenga que enseñarlo a  andar en bicicleta, a nadar o a practicar Kárate

El otro día me dejaron solo con él y se comportó muy mal, yo digo que no es Down si no Síndrome abre gavetas, pero en una de esas haló mi trabajo para artística que tanto me había costado hacer y lo rompió por completo, me enojé mucho con él y me atreví  a alzarle la mano  pero no a pegarle, lo miré a la cara y pensé, fue mi culpa, porque no lo puse en otro lugar, ¿por qué le tendría que pegar a un ángel que hace mi mundo el mejor y que va a ser mejor persona que yo, que no tenía las mínimas intenciones y que no quería hacerme sacar una mala nota?

 

A veces prefiero jugar PlayStation o salir a jugar fuera de mi casa que quedarme cuidando a Otto, es aquí cuando se me ocurre lo mejor para los dos: llevarme a Otto al parque es la solución. Allí juego, disfruto y le enseño cosas nuevas y por mi parte no me quedo en la casa evitando que abra las gavetas.

Yo opino que todos los Down tienen un talento, algunos bailan, otros practican Kárate, mientras que otros prefieren otros deportes, pero a Otto yo le veo futuro   del lado de la música. Espero que Otto entienda que él ve un mundo mejor al nuestro y que sepa que quienes lo insulten o quienes lo discriminen, entienda que es porque están celosos del mundo que no pueden ver. También espero  que Otto se sepa defender el solo,  que entienda que él tiene todos los derechos de entrar donde él quiera por que también es una persona con todos los derechos del mundo.

 

Contactos

Puede comunicarse con nosotros por esta via

  • Tel: 58 414 084-1284
  • Email: info@elmundodeotto.com
  • Web: elmundodeotto.com