¿Es útil la memantina para los adultos con Síndrome de Down?

La memantina es un fármaco aprobado para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer de grado moderado a grave. Sin embargo, en un estudio publicado por la revista The Lancet en su edición on line de hoy, 10 de enero de 2012, se muestra que el fármaco es ineficaz para pacientes con síndrome de Down y con enfermedad de Alzheimer, mayores de 40 años. El estudio está escrito por el Prof. Clive Ballard, del Wolfson Centre for Age-Related Diseases, en King’s College London, UK, y sus colegas.


Todas las personas con síndrome de Down muestran importantes rasgos neuropatológicos a los 40 años. Casi el 40% a partir de los 60 años presenta un diagnóstico de demencia, si bien el diagnóstico no siempre es seguro debido a la ausencia de abordajes válidos para personas con discapacidad intelectual. En el síndrome de Down, la demencia es un reto clínico clave, sobre todo porque ahora las personas con síndrome de Down viven durante más tiempo que antes, con una alta proporción de individuos que viven por encima de los 60 años. En Inglaterra, a pesar de la introducción del diagnóstico prenatal, la incidencia de síndrome de Down ha descendido sólo en 1%.

En dos estudios experimentales realizados con memantina en un modelo animal de síndrome de Down (uno en USA y otro en España), los resultados fueron prometedores, ya que en ambos se apreció que el fármaco mejoraba la capacidad cognitiva y la neuropatología propia de la enfermedad de Alzheimer. En el estudio que ahora se presenta, se reunió a adultos con síndrome de Down de más de 40 años, con y sin enfermedad de Alzheimer, pertenecientes a cuatro centros distintos del Reino Unidos y de Noruega.

Los participantes recibieron memantina (88 pacientes) o placebo (85) durante 52 semanas, con una aleatorización equilibrada referida al sexo, demencia, edad, puntuación obtenida en las escalas de Atención, Memoria y Función ejecutiva (DAMES), y centro de origen. El efecto primario o principal a valorar fue el cambio en la cognición y en la función, medidas por las puntuaciones DAMES y por un instrumento de evaluación standard llamado escala de conducta adaptativa (ABS).

Los dos grupos (el tratado con memantina y el tratado con placebo) mostraron un declive en la cognición y en la función a lo largo de las 52 semanas, pero las tasas de declive no se diferenciaron significativamente entre ambos grupos para ninguno de los efectos medidos. 10 (11%) de los 88 participantes en el grupo memantina y seis de los 85 (7%) en el grupo placebo mostraron efectos adversos serios. Cinco participantes del grupo memantina y cuatro del grupo control murieron a causa de dichos efectos.

El Prof. Ballard afirma: “La memantina no es un tratamiento eficaz en este grupo de pacientes. Creemos que este sólido resultado traerá consecuencias para la práctica clínica y para la estrategia investigadora en el futuro. Específicamente, terapias beneficiosas para los pacientes con enfermedad de Alzheimer no lo son necesariamente para el tratamiento de las alteraciones cognitivas en el contexto del síndrome de Down”

La Dra. Anne Corbett, gerente de investigación en la Sociedad de Alzheimer del Reino Unido y coautora del trabajo, añade: “Se sabe tan poco sobre el mejor modo de tratar la demencia a las personas con síndrome de Down... Se necesita urgentemente más financiación para desarrollar tratamientos que sean eficaces en este importante grupo de personas”.

En un “Comentario” que va adscrito al trabajo original en la revista The Lancet, el Prof. Gill Livingston y el Dr. Andre Strydom, Unit of Mental Health Sciences, University College London, UK, afirman que, debido a la compleja genética del síndrome de Down, “la mejoría de la patología asociada (la de la enfermedad de Alzheimer en el síndrome de Down) no vendrá de la mano probablemente de un único fármaco, sino que necesitará una compleja combinación de tratamientos. Los investigadores necesitan comprender mucho más la neurobiología del síndrome de Down para poder diseñar estos tratamientos”. Y añaden: “A pesar de estos problemas, predomina el optimismo de que los problemas cognitivos y la neurodegeneración en el síndrome de Down, considerados como intratables hace unos años, pueden ser mejorados mediante tratamientos farmacológicos”.

 

Fuente:

Noticias de la Fundación Iberoamericana para el Síndrome de Down
Escrito por R. G-Jordana    
Martes 10 de Enero de 2012 16:31 






Contactos

Puede comunicarse con nosotros por esta via

  • Tel: 58 414 084-1284
  • Email: info@elmundodeotto.com
  • Web: elmundodeotto.com