El secreto de la mamá de Otto

Quienes no tienen una fuente de inspiración personal diaria, quienes no tienen en la vida una actividad que les  proporcione energía, salud, les suba el autoestima, les colme de satisfacciones y les haga sentirse grandiosos y únicos, quienes no conocen lo que es alimentar el espíritu a través de una pasión, son quienes precisamente no entienden cómo hice yo, o cómo estoy haciendo para haber podido internalizar y llevar a cabo un proyecto y un reto como lo es la crianza de Otto.

 


Mi familia es lo más grande, y una realidad que sin su apoyo nada sería igual, pero la chispa que me motiva cada mañana a seguir adelante, a buscar lo mejor para Otto, a crear y soñar con ideas y planes que me ayuden en su formación es sencillamente MI BICI
Quienes me están leyendo pensarán que es el razonamiento más descabellado del mundo, pero para quienes disfrutan de un deporte como yo lo hago, saben que el corazón de uno late e inspira al alma dependiendo de cómo ha sido el desempeño y el rendimiento de uno ese día. Por eso fue que me monté nuevamente en mi bici a los 29 días de la cesárea de Otto. No podía esperar ni un día más!

 


Rodando en las mañanas es donde me llegan a mi mente los temas que puedo escribir en El Mundo de Otto, rodando es donde pienso cómo poder colaborar y aportar un grano de arena a las familias con un hijo con condiciones especiales, rodando es donde me ilumina Dios para vencer los obstáculos, rodando es donde me lleno de fuerzas para ser una mejor esposa y madre no sólo de Otto, sino también de Pedro Ignacio quien paralelamente requiere de mi dedicación y amor, rodando es donde lo que sueño se transforma y da el paso para convertirse luego en algo concreto, rodando es donde me conecto con lo más bonito de mi ser, en dos platos: rodando fue donde surgió la idea de crear esta página web.

Contactos

Puede comunicarse con nosotros por esta via

  • Tel: 58 414 084-1284
  • Email: info@elmundodeotto.com
  • Web: elmundodeotto.com